Inicio Iglesia
Iglesia de Santiago Tlatelolco - Página 2 PDF Imprimir E-mail
Indice del artículo
Iglesia de Santiago Tlatelolco
Página 2
Todas las páginas

La fachada Norte de la iglesia tiene la portada de acceso al centro de la nave principal y los muros del crucero sobresalen del conjunto. Esta portada presenta una enorme puerta contenida por columnas laterales con nichos donde seguramente estuvieron las esculturas de algunos santos. Su parte alta es de medio punto con un sencillo remate central resaltado, sobre el cual aparece un nicho formado por columnas que soportan una media cúpula donde preside la escultura de San Francisco.

              

Este nicho está flanqueado por grotescos vegetales y floreros. Sobre él se aprecia un remate a manera de triángulo cuyo vértice se abre para dar paso a un águila posada sobre un escudo que contiene los cinco estigmas de San Francisco; tras él aparecen flechas y macanas indígenas.

Bajo este remate aparecen tres orlas escarificadas a cada lado de la media cúpula del nicho que alberga al santo, aparece el topónimo prehispánico de Tlatelolco, repetido tres veces a cada lado, quizá disfrazado a manera de orlas. Así, la fachada Norte de la iglesia de Santiago, es una muestra del sincretismo que se formó en Tlatelolco al iniciar la vida de la Nueva España.

La iglesia es de una nave con crucero y coro alto con el curato anexo en la parte posterior donde se comunicaba con el claustro. En el interior, sobre la puerta Norte, aparece un mural de aproximadamente ocho metros de altura de San Cristóbal, quien es representado como el portador de la religión católica al nuevo mundo, quien avanza a través de un río ayudándose en un árbol a manera de bastón.

El santo viste la armadura de las legiones romanas en las cuales militó como soldado. Tiene enrollados sus pantalones por encima de las rodillas semejantes a los calzoncillos de los indígenas, para no mojarlos al cruzar el agua, y se protege contra el frío nocturno envolviéndose en enorme manto cruzando un río y cargando al Niño Jesús.

Presenta tres capas de pintura, la primera quizá del siglo XVI, la segunda cuando el templo fue inaugurado por Torquemada, y la que vemos actualmente que corresponde al retoque hecho en 1763 tal como lo señala el medallón de la esquina inferior derecha que está junto a la imagen de San Cristóbal, el ermitaño representado en una cueva.

Cuando uno mira a San Cristóbal, de abajo hacia arriba por las dimensiones y ubicación del mural, el efecto de la perspectiva diagonal hace que el tamaño de las piernas hasta la cadera sea más grande, y de la cintura a la cabeza se reducen.

El crucero con cuatro enormes columnas que detienen la cúpula forman con los arcos de medio punto, los espacios de los retablos laterales que fueron saqueados.

La parte alta de las columnas se abre para dar lugar a las pechinas de la cúpula mayor, que están ocupadas por esculturas de barro cocido, estucadas y pintadas, y que representan a los cuatro evangelistas: San Mateo, San Lucas, San Marcos y San Juan, cada uno montado sobre su emblema alado: el ángel, el toro, el león y el águila. Estas esculturas fueron manufacturadas con huesos humanos.

El presbiterio, al fondo de la iglesia, presenta la bóveda con la piedra desnuda, ya que durante las obras de Mario Pani le retiraron los encalados que la cubría.

Cuando la iglesia fue saqueada, del retablo mayor construido en el siglo XVI, solamente sobrevivió el fragmento central que es dorado y policromado.

Aquí aparece Santiago Apóstol montado en su corcel blanco luchando contra un guerrero océlotl, junto a los españoles que vencen a los indígenas representados como almas del purgatorio.

Cuando los conquistadores llegaron a Tlatelolco, por órdenes de Hernán Cortés, destruyeron los vestigios de los mexicas que poblaban el lugar, con el fin de borrar toda huella y legado de tan importante cultura.

De esta manera, las esculturas prehispánicas rotas por los españoles se utilizaron para la edificación de la iglesia de Santiago Apóstol. Hoy en día podemos observar atrás del ábside, en la fachada Oriente, un fragmento de una deidad asociada a la tierra, Tlaltecuhtli o Tláloc.

 

Toda la información contenida en este apartado está basada en un texto de Salvador Guilliem Arroyo.


Fotografías: Salvador Guilliem Arroyo y Susana Padilla Coronado



Última actualización el Viernes, 09 de Agosto de 2013 01:46
 
Eje Central Lázaro Cárdenas esq. Flores Magón, Nonoalco, Tlatelolco, México D.F., C.P. 06900 Teléfono 57 82 22 40 y 55 83 02 95